¿Cómo puede tratarse la miopía?

La miopía afecta a un cuarto de la población mundial. Se estima que en 2050 la mitad de la población del mundo la padecerá. En pacientes con grados leves, la miopía provoca visión borrosa en la visión lejana. Pero los graves incluso solo consiguen ver a distancias muy próximas. Esto ocurre porque el globo ocular crece a un tamaño superior a la normalidad. Esto puede acarrear problemas en la retina y otros como el glaucoma, enfermedad causada por un aumento de presión ocular.

La mayor parte de la población recurre a gafas y lentes de contacto tras una correcta evaluación por un oftalmólogo. Si al paciente le incomodan las gafas o no tolera las lentes de contacto, puede plantearse la realización de un procedimiento refractivo. Para realizar éste será necesario tener estabilidad de la graduación, así como otras condiciones de salud ocular. Según la edad del paciente y la cantidad a corregir, existen varias opciones que comprenden bien el uso de láser o del implante de una lente intraocular.

¿Qué ventajas aporta el Láser Excímero a la miopía?

El láser excímero es actualmente el de más precisión para modificar el tejido corneal. Después del debido estudio programamos en el aparato la cantidad a corregir, lo que se produce con casi un 100% de exactitud. Antiguamente y hoy en día en córneas poco gruesas, este láser se realizaba de forma directa en la córnea. Sin embargo, desde hace años la técnica más utilizada en todo el mundo se denomina LASIK y consiste en levantar previamente una capa corneal que luego colocaremos sobre la herida que deja el proceso. Así evitamos las molestias postoperatorias de antaño.

Se trata de una técnica indolora y que está muy reglada. Los pacientes regresan a casa con los ojos destapados y con mejora visual a cada hora que pasa. El proceso presenta un número muy escaso de incidencias en las manos adecuadas, siendo aún menores con tratamiento preventivo pre y postquirúrgico.

Las mayores molestias se dan a consecuencia de la sequedad ocular que produce la intervención. En la mayoría de los casos con tratamiento basado en lágrimas artificiales suelen durar solo unas semanas resolviéndose sin mayor problema. Pero es importante detectar previamente si el paciente tiene un síndrome de ojo seco sintomático lo que contraindicaría la operación o cambiaría el manejo postquirúrgico.

¿Cuáles son los beneficios de la intervención?

Los pacientes desde la mañana siguiente advierten una mejora importante en su calidad de vida. Tres son las mejoras más comentadas por los mismos:

1.- Los pacientes son capaces de ver el despertador perfectamente cuando despiertan.

2.- Por fin pueden ver el champú en la ducha.

3.- No dependen de referencias en la playa o piscina.

Si el paciente no puede operarse con láser, puede acudir al implante de una lente intraocular. En pacientes jóvenes se respetará el cristalino para poder enfocar. Si son pacientes présbitas se reemplazará.

Dr. Javier Rodríguez Martín

Dr. Javier Rodríguez Martín

Especialista en Oftalmología
Experto en córnea y cirugía refactiva
Director Médico de Clínica Nivaria
Dr. Javier Rodríguez Martín

Últimas noticias de Dr. Javier Rodríguez Martín (ver todas)

Comentarios

comentarios

468 ad

Noticias relacionadas

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más Información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar